Ejercicio en casa es una pagina dedicada y preocupada por la salud fisica

Vida Sana

Obesidad: causas, síntomas, riesgos y tratamiento: Blog de Ejercicio en Casa

La obesidad es una enfermedad complicada que cada día afecta a más personas. No es solo una preocupación por la imagen corporal, es una condición médica que puede conducir a una enfermedad grave si no se trata. El caso es que algunas personas están genéticamente predispuestas a esta condición, pero para otras es a través de años y años de malos hábitos alimenticios y un estilo de vida sedentario lo que puede provocar este exceso de peso.

Tabla de contenido

¿Qué es la obesidad?

La obesidad no es lo mismo que tener sobrepeso. Aquellos que se consideran obesos deben tener un índice de masa corporal de 30 o más. Cuando alguien es obeso, también significa que tiene un mayor riesgo de contraer enfermedades graves como diabetes mellitus 2, enfermedades cardíacas y cáncer. La obesidad es difícil de tratar porque requiere cambios en el estilo de vida. A menudo, las personas obesas perderán peso solo para, lamentablemente, recuperarse unos años más tarde. Sin embargo, con la combinación adecuada de tratamientos, las personas obesas pueden perder peso y algunas han logrado perder peso y mantenerlo.

¿Causas y síntomas de la obesidad?

La obesidad se puede considerar como una enfermedad que está íntimamente ligada a la ingesta alimentaria y al ejercicio, aunque también puede ser causada por determinadas condiciones médicas. Estas son algunas de las principales causas de obesidad:

1. Dieta

Comer alimentos de alta densidad, como pan, pasta, pasteles y comida rápida, puede provocar obesidad si se consume con frecuencia y durante un período prolongado. Comer alimentos saludables como frutas con alto contenido de fibra, cereales integrales y verduras de hoja verde no solo puede crear caos en el sistema digestivo, sino que también puede provocar un aumento de peso.

2. Condiciones médicas

Ciertas condiciones de salud pueden provocar un aumento de peso. Estas afecciones incluyen: síndrome de ovario poliquístico, síndrome de Prader-Willi, síndrome de Cushing, hipotiroidismo y osteoartritis.

3. Alimentación emocional

comer emocional

La alimentación emocional es comer en exceso en respuesta a emociones negativas, como el estrés, la ansiedad, la ira o la frustración. Aproximadamente el 30% de las personas con sobrepeso dicen que tienen problemas para fumar.

4. Genética

Aproximadamente 400 genes han contribuido al sobrepeso o la obesidad. Estos genes pueden influir en factores como el apetito, el metabolismo, los antojos de comida, la saciedad, la alimentación emocional y la distribución de la grasa en el cuerpo. La influencia genética puede variar de persona a persona y puede variar desde un 25% hasta un 80%.

5. Frecuencia de alimentación

La frecuencia con la que come puede influir en el aumento de peso. Las personas con sobrepeso tienden a comer con menos frecuencia que las personas con peso normal. Los estudios muestran que quienes comen comidas más pequeñas cuatro o cinco veces al día tienen niveles más bajos de colesterol y niveles de azúcar en sangre más estables que quienes comen solo dos o tres comidas al día.

6. Hábitos de sueño

La falta de sueño puede provocar cambios hormonales en el cuerpo y afectar el hambre y el apetito. La falta de sueño durante un período prolongado puede tener efectos graves en su metabolismo y hacer que aumente de peso. ¿Cómo saber si es obeso? Estos son algunos de los mejores sintomas buscar:

  • Dificultad para respirar
  • Ronquidos o apnea del sueño
  • Incapaz de realizar actividad física.
  • Sudoración excesiva
  • Agotamiento o fatiga a diario.
  • Dolor en hombros y articulaciones.
  • Desequilibrios hormonales (períodos irregulares, cambios de humor, etc.)
  • Problemas de piel y cabello.
  • Falta de confianza y baja autoestima.
  • Sentirse solo / aislado

¿Cómo se diagnostica la obesidad?

Hay varias formas en que su médico puede diagnosticar la obesidad. Estas son algunas de las pruebas de diagnóstico y las pruebas más comunes que pueden ayudar a detectar esta afección en un individuo:

1. Examen físico

Examen físico

Al realizar un examen físico (controlar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura y controlar el corazón, los pulmones y el abdomen), su médico puede evaluar si tiene sobrepeso u obesidad.

2. Calcular el IMC

El marcador más grande que puede indicar obesidad es el índice de masa corporal. Si su IMC es 30 o más, puede estar seguro de que está lidiando con la obesidad. Aunque el IMC es una de las formas más comunes de medir la obesidad, no siempre es precisa. El IMC no puede distinguir entre masa ósea, masa muscular y grasa corporal, por lo que evaluar si el exceso de grasa es un problema es difícil de detectar con precisión.

3. Medir la circunferencia de la cintura

Mide la circunferencia de la vida

La grasa visceral almacenada alrededor de la cintura se puede medir para determinar ciertos riesgos para la salud asociados con la obesidad y el sobrepeso. La circunferencia de la cintura de más de 35 pulgadas para una mujer y 40 pulgadas para un hombre está por encima de la medida normal y debe considerarse un factor de riesgo.

4. Análisis de sangre

Se pueden realizar ciertos análisis de sangre para evaluar su nivel de colesterol, función hepática, niveles de glucosa en ayunas y tiroides. Los resultados de estas pruebas pueden ser útiles para determinar la obesidad.

Riesgos asociados a la obesidad

Desafortunadamente, la obesidad puede ser muy peligrosa para la salud del individuo. Algunos de estos riesgos incluyen:

1. Diabetes tipo 2

La insulina es necesaria para reducir los niveles de azúcar en sangre. La diabetes tipo 2 ocurre cuando sus células no pueden responder a la insulina. Para las personas con diabetes tipo 2, se acumula demasiada glucosa y azúcar en la sangre. Esto puede causar complicaciones de salud e incluso puede reducir la capacidad del cuerpo para producir insulina.

2. Enfermedad cardíaca

Enfermedad del corazón

La enfermedad cardíaca es un término general que se refiere a muchos tipos de afecciones cardíacas. Algunas de las otras afecciones incluyen arritmia (latidos cardíacos irregulares), aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), miocardiopatía (endurecimiento o debilitamiento de los músculos del corazón), defectos congénitos del corazón (irregularidad del corazón desde el nacimiento), enfermedad de las arterias coronarias (causada por construir). (formación de placa en las arterias del corazón), infección del corazón (infección causada por bacterias o parásitos).

3. Alta presión

También se conoce como hipertensión. La presión arterial es alta cuando la presión arterial es demasiado alta. El peso adicional puede aumentar la frecuencia cardíaca y reducir la capacidad del cuerpo para transportar sangre a través de los vasos y una mayor presión en las paredes de las arterias aumenta la presión arterial. Puede ser un precursor de un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

4. Ciertos cánceres

La obesidad puede poner a una persona en riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer. Estos tipos incluyen meningioma (cáncer del tejido que cubre el cerebro y la columna vertebral), tiroides, hígado, vesícula biliar, parte superior del estómago, páncreas, ovario y riñón. El cáncer de mama, el cáncer de colon y el cáncer de endometrio están particularmente asociados con la obesidad y deben controlarse si se considera que la persona es obesa.

5. Enfermedad del hígado graso

También se conoce como esteatosis hepática. La enfermedad del hígado graso ocurre cuando la grasa se acumula en el hígado con el tiempo. Demasiada grasa en el hígado puede causar inflamación que puede provocar cicatrices (fibrosis hepática), que también pueden provocar insuficiencia hepática.

6. Apnea del sueño

La apnea del sueño es una afección en la que la respiración se detiene repetidamente durante la noche mientras duerme. Aquellos que tienen apnea del sueño pueden sentirse cansados ​​durante el día y preguntarse por qué. Si no se trata, la apnea del sueño puede causar complicaciones de salud como diabetes, enfermedades cardíacas y otras enfermedades graves.

¿Cómo se puede tratar la obesidad?

La obesidad es una afección complicada y el tratamiento puede ser complicado. Aunque no es imposible de tratar, a menudo se deben aplicar varios tratamientos a la vez para garantizar el mayor éxito. Hay varias formas de abordar el tratamiento de la obesidad. Estas son las mejores formas de trabajar para los profesionales de la salud:

1. Modificación de la dieta

dieta

Uno de los primeros métodos de tratamiento implica la ingesta de alimentos. Comer menos calorías (500-1000 por día) puede ayudar a reducir el peso. Comer alimentos bajos en grasas y altos en calorías y ricos en nutrientes puede potencialmente restaurar su cuerpo a un equilibrio saludable. Sin embargo, es raro que una persona obesa tenga éxito con este tratamiento solo. A menudo, la tendencia es que después de una dieta baja en calorías, el peso se recupere aproximadamente 2 años después.

2. Ejercicio

Ejercicio

La incorporación del ejercicio a su rutina diaria puede ayudarlo a perder peso. La actividad física diaria con las correctas modificaciones de la dieta también puede mejorar tu metabolismo y ayudar a tu organismo a regular el peso con mayor facilidad. Algo tan simple como subir las escaleras al trabajo, caminar mientras habla por teléfono, puede marcar una gran diferencia.

Cómo prevenir la obesidad

Al final del día, llevar una dieta saludable y hacer suficiente ejercicio es la mejor manera de prevenir la obesidad. A continuación, se muestran algunas formas de prevenir esta afección:

1. Consuma más grasas «buenas»

Evitar el aumento de peso no significa evitar completamente la grasa. Por el contrario, las grasas poliinsaturadas, como los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en el salmón y las nueces, pueden reducir el riesgo de colesterol y obesidad.

2. Consuma alimentos de bajo índice glucémico

Índice GI bajo

Comer alimentos de bajo índice glucémico que no provocan picos de azúcar en sangre, como frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras, puede mantener regulados los niveles de azúcar en sangre y ayudar a mantener un peso corporal saludable.

3. Haga ejercicio con regularidad

Hacer ejercicio 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso cada semana es importante para mantener un peso corporal saludable. Además del ejercicio aeróbico, participar en un régimen de entrenamiento con pesas entrenará sus músculos y acelerará su metabolismo para una pérdida de peso saludable.

4. Reducir el estrés

El estrés puede llevar al desarrollo de patrones de alimentación poco saludables, como comer emocionalmente y comer en momentos irregulares. Cuando se sienta estresado, en lugar de buscar una hamburguesa, pruebe técnicas de reducción del estrés como la respiración profunda, el yoga o la socialización.

Resumen

La obesidad se diferencia del simple sobrepeso en que tiene un factor de riesgo más alto para ciertas enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardíacas y la enfermedad del hígado graso. La obesidad puede ser causada por una variedad de factores que incluyen la genética, la dieta, la actividad física, los medicamentos y las condiciones médicas preexistentes. Los síntomas de la obesidad pueden incluir dificultad para respirar, sudoración excesiva y falta de confianza.
Se puede luchar contra la obesidad para mejorar el estilo de vida, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad, beber mucha agua y dormir lo suficiente para ayudar a alcanzar la meta establecida. La obesidad se puede prevenir con una dieta adecuada y una rutina de ejercicios. Evitar los alimentos con alto contenido de azúcar, grasa y exceso de calorías y comer alimentos con alto contenido de grasas «buenas», fibra y nutrientes puede reducir el colesterol y el riesgo de obesidad.

Deja un comentario

error: Content is protected !!